De todo lo que el hombre ha escrito, yo sólo amo aquello que él ha escrito con su propia sangre. Escribe con sangre y aprenderás que la sangre es espíritu.

Freidrich Nietzche

A propósito de "Salomé y otros cuentos"


En el marco de las celebraciones del CCCXLII Aniversario
de creación política de la ciudad lacustre de Puno
el Grupo Editorial "Hijos de la lluvia"
junto a la Municipalidad Provincial de Puno
y el Grupo literario Alberto Mostajo
presentará este jueves 04 de noviembre
de la colección de narrativa breve presagio,
Salomé y otros cuentos, del narrador
Javier Núñez

Programa:

Presentación:

Walter L. Bedregal Paz

Editor de la Serie de narrativa breve "Presagio"

Comentan:

Feliciano Padilla

Bladimiro Centeno

Palabras de agradecimiento:

Vicente Ytusaca

Lugar:

Casa de la Cultura / Jr. Lima 550 – Puno

Fecha: 4 de noviembre

Hora: 6:00 p.m.



Ingreso libre...
 

Nuevo cuento puneño: Erotismo y goce en la narrativa de Javier Núñez



Por darwin bedoya


En el prólogo a «La cita y otros cuentos de mujeres infieles», la escritora Rosa Montero se detiene en una entrevista muy irritante para unos y muy excitante para otros, Montero señala: «una empresa de cosméticos italiana mandó hacer una encuesta sobre las consecuencias físicas y psíquicas del adulterio, y el trabajo arrojó unos resultados espectaculares. Al parecer, las mujeres rejuvenecen con la infidelidad; el 47% se preocupa más de su aspecto tras echarse un amante; el 28%, adelgaza y recupera la línea; el 24% asegura que su piel se vuelve más tersa y luminosa, y el 52% sostiene que la traición les da más equilibrio psicológico. Además, el 26% confiesa que no tiene ningún sentimiento de culpa: de todos los apartados relacionados con el remordimiento, este es el que obtiene el porcentaje más alto. En el caso de los hombres, sin embargo, sucede casi lo contrario. Por ejemplo, el 32% de los varones se siente muy culpable tras el adulterio; también el 32% se ven con más arrugas, y el 24%, se ven más barrigones. Se diría que a los señores les sienta fatal echar una cana al aire, mientras que a las mujeres nos pone estupendísimas». Las ideas de traición, adulterio, «canas al aire», «choque y fuga», flirteos, virginidad, virilidad, machismo, etc., van intrínsecamente relacionados con la idea de erotismo. Al igual que el concepto de erotismo está íntimamente vinculado a los misterios fundamentales de cada cultura. El arte y la literatura de cada pueblo nos hablan de la experiencia erótica desde tiempos inmemoriales, frecuentemente separados de las nociones de religión y tabú. ¿Existe necesariamente un límite entre lo erótico y lo prohibido? ¿Qué nos dice la descripción del placer y del erotismo sobre el sistema de valores de una determinada sociedad? Son preguntas que tienen que ver con los tiempos actuales y que necesariamente reflejan la condición humana y sus formas de convivencia en este nuevo mundo y su vertiginoso discurrir. Todas las grandes civilizaciones del mundo —algunas de una manera más manifiesta que otras— han mantenido teorías sobre el sexo, respondiendo a la necesidad de dar una significación al deseo y a la sed de satisfacerlo. Es el amor y el erotismo la esencia del texto narrativo que ahora nos ocupa.

¿Cuántas manos tiene un hombre cuando habla del deseo? ¿Cuántos rostros se pueden encontrar en él? ¿Cuántos sueños hay en sus noches cuando anhela el deseo? ¿Es posible apagar los fuegos interiores con palabras? ¿Es una ilusión el amor? ¿Hasta qué punto soñamos cuando no dormimos? ¿Cuántos fantasmas escritos hay en nuestro cuerpo? ¿Qué hay sobre nuestra piel cuando el deseo, la caricia y el perfume se encentran? Estas preguntas parecen residir y a la vez ser el hilo conductor del nuevo texto narrativo de Javier Núñez (Melgar-Puno, 1980) Un hombre y una mujer, una mujer y un hombre que se encuentran y se desencuentran en la intimidad son los protagonistas de estas ocho historias en las que su continente, unidad plástica, trasfondo literario, brevedad y pericia lingüística nos develan la fuerza expresiva de un autor que, al margen de modas literarias, de fórmulas preconcebidas y círculos literarios se da a conocer con este texto rotulado «Salomé y otros cuentos» (Grupo editorial Hijos de la lluvia & LagOculto editores, 54 pp. Lima, 2009). Un libro de cuentos breves y elípticos, un libro alejado de los temas andinos (excepto el cuento Salomé) y los referentes geográficos de nuestros paisajes de la sierra.

Siendo el deseo erótico el hilo del que pende y se alinea la unidad de este libro, es necesario hablar de ello. En «Salomé y otros cuentos» el erotismo no imita la sexualidad, «es su metáfora.» El texto erótico es la representación textual de esta metáfora. Con esta posición opuesta de formas de amor es que Javier Núñez nos narra historias perfumadas con un tono sicalíptico, casi como una estela que alumbra ésta su ópera prima. En estas páginas el erotismo toma en cuenta hechos de orden subjetivo, de placer, de apetito o de necesidad claramente sexual, pero también ligados al ejercicio de funciones comúnmente consideradas como no sexuales. El hombre pide, pero la mujer tiene el poder de acordar o de rehusar: «Prepárate, querido —me dijo mientras se desabrochaba la blusa, en tanto que advertí sus pechos erguidos y cubiertos con un brasier negro—. El pantalón y las bragas me los quitarás tú, porque eso es deber de los hombres». (Una noche con Pamela, p. 49) Desde el esbozo del primer paso hacia la conquista de la mujer, el hombre se desviriliza. Creemos que ahí está la clave del laberinto sexual. Hemos alcanzado, creo, la edad del «homo eroticus.» Esto ha sido posible por una conquista de la libertad que ha venido de la ciencia, la ciencia que ha hecho huir las sombras siniestras de los prejuicios, de las obsesiones, de los rituales sin rito. Poco importa si la ciencia no es extraña al proceso de difusión del erotismo: su utilización se le escapa. Precisamente Octavio Paz desarrolla la idea de que es precisamente la capacidad del ser humano para el amor y el erotismo lo que hace la diferencia para no caer en la mera sexualidad animal, cuyo único fin es la preservación del género: «El erotismo es sexo en acción pero, ya sea porque la desvía o la niega, suspende la finalidad de la función sexual. En la sexualidad, el placer sirve a la procreación; en los rituales eróticos el placer es un fin en sí mismo».

«Por el momento estamos bebiendo whisky; para empezar eso está bien. Ya vendrán los episodios de relación más íntima, porque nuestra relación de este instante es superficial, limitada a miradas, diálogos… Estamos los dos y nadie más en esta habitación, y ya se aproximan las veintiún horas. Sin duda estamos consolidando la confianza entre los dos. Debo admitir que me está comiendo con los ojos, y dentro de unos minutos ya nos comeremos en la cama». (Clara Luz, p. 12) El acto de amar no es erótico en sí; pero su evocación, su invocación, su sugestión y aun su representación pueden serlo. Siendo la obsesión sexual, manifiesta u oculta, desenfrenada o dominada, un componente, o mejor un dominante de la vida social, e ilimitado el comportamiento erótico, estaríamos tentados de buscar una definición fácil de lo que es el erotismo en el amor; por ejemplo, se podría admitir que todo lo que no es genésico es erótico. Tal vez obtuviéramos de ese modo la aprobación de los teólogos, pero esa simplificación, por legítima que sea, no nos llevaría a ninguna parte. Preferimos entrar oblicuamente en ese dominio que oculta lo que hay de más individual en el hombre. Camilo José Cela, en su «Diccionario del erotismo» señalaba que: «[…] El erotismo es la exaltación —y aun la sublimación— del instinto sexual, no siempre ni necesariamente ligada a la función tenida por sexual en el habitual uso de las ideas y las palabras. […]» Casi marcando una distancia con Cela, George Bataille calificaba el erotismo como aquella parte de la sexualidad humana que nos distingue de los animales. Visto desde este ángulo diferente, el erotismo llega a ser el aspecto de la sexualidad que no funciona solamente con los instintos. Eso lo sitúa en una posición clave de la vida humana que determina toda nuestra sociedad y sus reglas, el pensamiento o el arte. En ese entender, se le atribuye al erotismo los elementos característicos que son el amor y la sensualidad, es decir aquella forma de amor que se dirige a los sentidos.

La Pamela putísima que crea Javier Núñez, parece ser amiga íntima —¿son del mismo burdel?— de otra putita, la «Princesa inclemente» inventada por Bolaño en su cuentario «Putas asesinas» cuando esa princesita le dice a Max: «Así pues, me quito la ropa, me quito las bragas, me quito el sujetador, me ducho, me pongo perfume, me pongo bragas limpias, me pongo un sujetador limpio, me pongo una blusa negra, de seda… […] Digamos que ha sido tu danza la que ha acelerado mis movimientos. Mientras yo me visto, tú danzas. En alguna dimensión distinta a ésta. En otra dimensión y en otro tiempo, como un príncipe y una princesa, como la llamada ígnea de los animales que se aparean en primavera, yo me visto y tú, dentro del televisor, bailas frenéticamente, tus ojos fijos en algo que podría ser la eternidad o la llave de la eternidad si no fuera porque tus ojos, al mismo tiempo, son planos, están vaciados, nada dicen». Este es un fragmento de uno de los mejores cuenticos del chileno, y lleva el mismo título que el libro, «Putas asesinas»; Núñez se conecta con esta atmósfera subjetiva y sugestiva del buen Bolaño.

«El sexo es un arte —dijo— conmigo aprendieron muchos hombres… Tú estás en tu punto, te voy a enseñar muchos secretos para que seas un hombre cotizado y para que nunca te olvides de mí… […] Escucha: la primera vez que se hace es clave. Si lo has hecho bien, si la chica llegó al orgasmo, o mejor todavía a múltiples orgasmos, entonces ella jamás te dejará ni te olvidará en toda su vida…» (Una noche con Pamela, p. 51-52) El erotismo toma en cuenta hechos de orden subjetivo, de placer, de apetito o de necesidad claramente sexual, pero también ligados al ejercicio de funciones comúnmente consideradas como no sexuales. De todos modos, el contexto social, étnico, cultural tiene una incidencia demasiado marcada para que el biólogo pueda osar pronunciarse y salir de esos «límites inciertos». Sabe que la educación, el lenguaje, la tradición, el nivel de civilización, todo el medio psíquico, colaboran en las costumbres amorosas del Hombre; estimulan o inhiben, animan o prohíben, imponen o levantan «tabúes», reprimen o liberan, inspiran el pudor o excitan la osadía: «Mientras permanecía desnuda y con las rodillas levantadas, él se quitó la ropa raudamente pero no sus gafas. Me acomodó sin dejar de acariciarme y me hizo el amor con furia imparable y movimientos cada vez más rápidos. Mientras pecamos él se animalizó, ambos nos animalizamos en realidad… Tuve tres orgasmos intensos. Definitivamente fue mi mejor noche…» (Una noche inolvidable, p. 43). Como afirma Octavio Paz, a propósito del erotismo, «nada más natural que el deseo sexual, nada menos natural que las formas en que se manifiesta y se satisface. En el lenguaje, y en la vida erótica de todos los días, los participantes imitan los rugidos, relinchos, arrullos y gemidos de toda especie de animales. La imitación no pretende simplificar, pero sí complicar el juego erótico y así acentuar su carácter de representación». Esto implica que el erotismo, presupone una «sexualidad socializada y transfigurada por la imaginación y la voluntad del hombre», cuyo elemento distintivo es el placer concebido como un fin en sí mismo. Así pues, mientras que la sexualidad aparece siempre uniforme e invariable, el erotismo, por el contrario, conforma una experiencia polimorfa y cambiante que se manifiesta en una vasto y complejo universo de «objetos del deseo», tan rico y diverso como lo sea la propia capacidad inventiva del sujeto deseante. Los polos de atracción, ciertamente, pueden ser reales o ficticios, cosas o personas, efímeros o sempiternos. El amor, por su parte, es un sentimiento intenso en el cual convergen al mismo tiempo la seducción fatal y la libre elección. En el caso de la pasión amorosa, el erotismo, en tanto que componente primigenio y nutricio del amor, se concentra y decanta en esa tríada enigmática que es la atracción —obsesión— devoción suscitada por una sola persona: él o ella: «No perdiste tiempo, seguiste echando leña para tenerme calientita, y de pronto me dijiste: ‘vamos al baño.’ Al entrar me desvestiste rápido, me desabrochaste el brasier y me lo quistaste al instante. Besaste mis pechos erguidos; yo gemía y cerraba los ojos. Te despojaste de la chaqueta y la camisa. Me arrimaste a la pared, me subiste un poco la minifalda y me quistaste las bragas, maldita sea…» (El retorno de Zoraida, p. 19), o la ascensión gradual de los actos sexuales tácitos: «En eso advertí que una chica me llamaba sentada en la silla, completamente desnuda y con las rodillas abiertas … Me acerqué a ella y nos sumamos a la fiesta carnal. Se movía como las sirenas y gemía como las lobas… No olvido su carita de virgen ni sus cabellos dorados». (Una intimidad con Shirley, p. 28). Cuando el erotismo se sublimiza se convierte en materia y motivo literario, en oposición a la literatura erótica y a la pornografía literaria. Es así que el erotismo se construye a través de formas narrativas que pueden ser poéticas, noveladas o ensayísticas, para convertirse en una escritura sobre el deseo, mostrándose en contradicción al expresarse como sensibilidad y belleza, o manifestarse como provocación y violencia, siempre en una actitud transgresora. Diferente propósito persigue la escritura erótica donde se alude a la posible concreción del deseo desde otra vertiente no esperada. Si bien el erotismo en «Salomé y otros cuentos» se insinúa, el clímax no reside solamente en las palabras, sino en el lenguaje bien realizado. El erotismo requiere una evolución en las formas y una adquisición de grandes espacios de libertad para el individuo. Sólo en ese contexto la relación sexual se convierte en un juego, en un teatro, en una ceremonia, en unos ritos, y adquiere una connotación artística como las escenas de «Salomé y otros cuentos». Esto no se da en culturas muy represivas ni muy reprimidas, y por supuesto, no se da en sociedades primitivas. La tradición erótica presupone un elevado nivel de civilización, tal vez un tanto porque tenga que ver con el amor. En esta interrelación del amor, el erotismo y la literatura se observa a través de las obras y de la crítica examinada, una convergencia con respecto al carácter trasgresor y a la esencia humana de lo erótico y en sus diversas formas de imaginarios artísticos en el tratamiento histórico-literario. En fin, las representaciones literarias del erotismo y de lo erótico en las obras contemporáneas, unido a otros temas considerados trasgresores como prostitución, marginalidad, homotexto, imaginario femenino o la sexofilia, son protagonistas tanto en obras del campo teórico como de las construcciones literarias post-modernas.

Las acciones de «Salomé y otros cuentos» siguen un ritmo cíclico, marcado por la actividad sexual consumada o sugerida y la subsiguiente laxitud; los simbólicos ascensos y descensos de los lugares (hoteles, habitaciones) donde culminan las escenas de máximo placer carnal. A nivel formal, erotismo y literatura muestran fenoménicamente el estado fluido y prenaciente de la prosa literaria; el lenguaje metamorfosea la realidad creando una surrealidad en la cual la fantasía, el sueño, la hipérbole y todas las fijaciones obsesivas del inconsciente, adquieren un dinamismo inagotable e irreductible a la linealidad del texto. Ello determina la estructura «en movimiento» de la obra y el paulatino triunfo de lo irracional sobre lo discursivo, del impulso y voluptuosidad de la escritura, sobre la ilusión ficcional. Actividad sexual y escritura llegan a identificarse como flujos y reflujos de un mismo ciclo vital casi parodiando a los clásicos cuando escribieron sus grandes sueños en novelas y cuentos ya consagrados no por el hombre o la crítica, sino por el tiempo. Los referentes más cercanos de Javier Núñez son el viejo García Márquez, el extinto Benedetti, tal vez por ahí la narrativa breve de Bolaño y, por supuesto, el peruano Vargas Llosa. Sin embargo la prosa de este libro, deteniéndonos en el eje temático, por momentos alude a un Nabokov y su clásica «Lolita», a un Bukowsky, a un Pérez Reverte o al Haruki Murakami de «Tokio Blues», inclusive al Philip Roth de «El teatro de Sabbah» y quizá, implícitamente por lo de García Márquez y su «Memoria de mis putas tristes», al ya legendario Yasunari Kawabata y sus putitas bellas, dormidas en los ojos del viejo Eguchi. Sin duda, con este libro, Núñez empieza a alejarse del puritanismo y estaciona su discurso en un panorama narrativo donde antes había cierto «silencio», él aparece ahora con sus aires de perturbador, sin necesidad de hacer llegar a la excitación a sus lectores. Sólo perturbándolos. Luego de estos referentes, podemos añadir también que en la narrativa de Núñez confluye alquímicamente el tema erótico y además, en buena medida la construcción de los personajes, la identidad que le da a cada uno de ellos. (El retorno de Zoraida) Fluye el punto de vista del autor sobre el discurso, se da la focalización en el asunto. (Clara Luz, Débora Rojas, Salomé) El narrador locutor se desenvuelve acorde a la atmósfera. (Una intimidad con Shirley) El tiempo narrativo se inmiscuye con la trama. (Una noche inolvidable) Es decir, el estilo del narrador Núñez va alcanzando un corpus que lo va identificando, aunque claro, lo del estilo es progresivo, pero él ha sabido marcar una distancia con lo que es un inicio y lo que es el conocimiento plasmado del arte de narrar.

Este libro es un viaje casi lúdico a través de los términos «amor» y «erotismo». El autor no solamente quiere llamar la atención sobre unas palabras de uso cotidiano que resultan ser más escurridizas a la hora de fijarlas, sino también, quiere invitar a los lectores a elevarse por encima de su propia restricción para contemplar el Eros originario, más allá del tiempo y la distancia, para así acceder mejor a las costumbres del momento que se expresa en la comunicación interhumana. Con este libro de prosa límpida y estupenda, Javier Núñez marca el trecho temporal entre hoy y los narradores puneños anteriores, que hay que leer bajo «circunstancias alternantes» históricas. Ya estamos esperando los siguientes libros que ha anunciado Javier Núñez, mientras tanto, que «Salomé y otros cuentos» nos sirva de indicación para no cometer el mismo error de dejarse limitar por la propia situación histórica y las circunstancias pretéritas en las que andaba la narrativa puneña anterior.


BIBLIOGRAFÍA:

Bataille, George: «El erotismo» Tusquets Editores, Barcelona, España, 2000, 155 pp.
Bolaño, Roberto: «Putas asesinas» Anagrama, Barcelona, 2001, 225 pp.
Cela, Camilo José: «Diccionario del erotismo» Grijalbo, Barcelona, España, 1988, 453 pp.
Chevalier, Juan: «Diccionario de los símbolos» Editorial Herder, Barcelona. 1986, 322 pp.
Montero, Rosa: «La cita y otros cuentos de mujeres infieles» Alfaguara, España, 2000, 286 pp.
Paz, Octavio: «La llama doble. Amor y Erotismo» México, Seix Barral, 1993, 221pp.
 

Salomé y otros cuentos de Javier Núñez

Javier Núñez
Salomé y otros cuentos
Serie de narrativa breve presagio Nº 03
Grupo Editorial "Hijos de la lluvia"
&
LagOculto Editores
Lima, 54 pp.

Desde el 2004, Javier Núñez ha publicado diversos cuentos, en realidad la obra que constituye el eje de su trabajo narrativo, es sin duda Salomé y otros cuentos. Este es un libro potencialmente estético y erótico, cuyas sucesivas lecturas confirmarán a uno de los proyectos narrativos más singulares y casi perturbador de la reciente narrativa puneña.

«Estoy acostado al lado de una guapa diablesa. Siento su respiración pausada y contemplo su rostro de niña traviesa. Son las cuatro de la mañana y a lo lejos están cantando los gallos; yo también cantaré mis aventuras con esta bella. En unos minutos la despertaré y consumaré por tercera vez nuestro amor loco. La besaré desde sus cabellos hasta la punta de sus pies, le acariciaré sus muslos suaves, la amaré sin frenos ni límites. Ella tenderá sus alas de mariposa y jamás me olvidará en toda su vida.»
 

Eduardo Mendoza, premio Planeta 2010


El escritor Eduardo Mendoza ha ganado el premio Planeta de este año con Riña de gatos, Madrid 1936. La finalista del premio más 'goloso' del año literario en España ha sido Cármen Amoraga con El tiempo mientras tanto. Tenéis toda la información aquí y aquí.
Enhorabuena a ambos.


Así a lo pronto, me surgen dos reflexiones. La primera, en tiempos de crisis los premios apuestan por valores reconocidos y seguros y Mendoza vaya sí lo es. No hemos leído la novela, obvio, pero lo haremos, pero el escritor barcelonés es una de nuestras plumas más originales e interesantes.

Y la segunda: ¡otra novela sobre la Guerra Civil! Si la apuesta por autor reconocido es clara, ya por la temática ni hablamos. La verdad, aunque estoy un poco saturado de novelas (y películas sobre el conflicto) que su gran mayoría son similares en enfoque, situaciones, etc. Eso sí, confío en Mendoza como ese escritor original que es para que no haga lo de siempre sobre lo de siempre. Escribiremos más sobre la novela cuando salga.
 

Un recuerdo... de la 2da. Feria Internacional del libro, Arequipa 2010 y la visita al poeta Efraín Miranda

Walter L. Bedregal Paz, Darwin Bedoya, Luis Pacho,
Javier Nuñez, Osman Alzawihiri


Walter L. Bedregal Paz
Presentando la serie: letras de la poesía latinoamericana


Darwin Bedoya, leyendo un poema del libro de poesía "Leve ceniza"


Darwin Bedoya, leyendo otro poema del libro de poesía "Leve ceniza"


Luis Pacho, da lectura a un poema del libro "Horas de sirena"



El historiador y crítico literario José Luis Velásquez Garambel , luego de comentar
la nueva entrega de "letras de la poesía latinoamericana"
hace extensiva su felicitación al director y responsable de la serie,
el narrador Walter Bedregal



Osman Alzawihiri, Luis Pacho, Darwin Bedoya, Javier Núñez,
Walter Bedregal y David Colquehuanca Añamuro


Walter Bedregal, Darwin Bedoya, David Colquehuanca, Luis Pacho,
esperando en la plaza de Yanahuara - Arequipa, la visita al poeta Efraín Miranda Lujan



Osman Alzawihiri, Darwin Bedoya, el poeta Efraín Miranda, Luis Pacho y Walter Bedregal,
posando para el recuerdo

El poeta Efraín Miranda, en el calor de su habitación comenta la
edición monográfica en su nombre que la revista de literatura "Pez de Oro"
en su última edición publicara en setiembre de este año





El poeta Efraín Miranda observando la eternidad
 

Plegaria de cráneos/libros quebrados Sobre la poesía de Ernesto Carrión




Escribe: darwin bedoya


La nueva aparición escrituraria de Ernesto Carrión (Guayaquil, 1977), es con Fundación de la niebla (Cascahuesos editores, 2010, 78 pp.), obra que ocupa de inmediato un lugar clave en la escena latinoamericana de la poesía actual. No solamente por mostrar las tensiones poéticas que Carrión siempre ha revelado, sino, sobre todo, porque con estos versos de estremecimiento y potencia nos entrega una concurrencia de referentes indispensables para la tipificación/ratificación de una nueva poesía latinoamericana, además, Carrión, con la estela de este libro, enriquece su propio corpus poético que empezó con El libro de la desobediencia (2002).


La propuesta estética de este poeta ecuatoriano desborda lo exclusivamente literario y poético. Esta obra entra en el concierto de los cantares de [coma] (2006) de Héctor Hernández Montecinos y Sparagmos (2008) de Maurizio Medo, y también implica a una obra anterior de Carrión: Demonia Factory (2009) cartografías que reiteran nuevas estéticas como las concordias atribulantes más logradas. Precisamente Hernández Montecinos es quien refiriéndose a la obra de Carrión y otras del circuito, señala que «estas escrituras están pensadas como obras, no como conjuntos de poemas ni de libros. Son obras como propuestas, y desde allí aparece su radicalidad, pues rompen la linealidad del progreso, tienen un carácter insular, se ponen en tensión ellas mismas y al circuito de su aparición. Estas escrituras aceleran los procesos de cambio en los sistemas donde emergen, alteran el estado "natural" de la poesía, atribulan la quietud del canon conservador. De allí que se pueda asegurar que estas nuevas formas de radicalidad invalidan al resto de las obras, las dejan en vergüenza, ridiculizan al guante conservador, se burlan del miedo.» Esto supone que, en la obra de Carrión hay una preocupación por las formas ya no sólo de los versos, las palabras, la apariencia y la desjerarquización de las letras, sino también por la cosmogonía, el recurso lírico que construye la neblina y las palabras que, en cierto modo, contribuyen a guiarnos entre la oscuridad y las plegarias.


La vida de la poesía depende de la lucha entre la ruptura y la tradición. El poeta sabe del futuro porque se abisma en los orígenes. Los textos poéticos son las verdaderas escrituras de la fundación. Llegar a comprender completamente la poesía de Carrión sería llegar al fin de la poesía. Sería nuestra condena definitiva al silencio. El hecho de que las imágenes y los pensamientos aparezcan y desaparezcan en un guiño de estrella, no impide que las palabras de esta poética sean lámparas cuya luz permite que las cosas insistan y persistan, para sacarlas de sus ignotas tinieblas. Estas tinieblas suponen otra caracterización de la voz poética. Una voz que como un pájaro insidioso va diciendo árboles en la poesía. Una voz que nos confirma que la lepra es la escritura. Tal vez por ello la voz de Carrión cruza los territorios de la escritura en la ceniza, es decir, se erige como una plegaria de cráneos brillando en la oscuridad. Discursivamente el descentramiento se refleja en que esta poesía, aparte de ser una meditación de la muerte, también se acerca a ser, cada vez más, la expresión de una lengua menor, en el sentido deleuziano; abre otra lengua en el poema, una lengua que desespera de la comunicación o hace un ensayo de ella; lengua que exasperadamente se pliega sobre sí misma o se descomprime en una dispersión que la acerca a la lengua de todos los días.


El asunto central en Fundación de la niebla parece ser nuevamente el fuego hablado de un universo estelar dentro y fuera de la escritura. La incorporación del proceso de creación de galaxias dentro de la realidad poética enriquece y da nuevas dimensiones de estos artefactos artísticos de Carrión. En su obra ocurre/crea un diálogo interdisciplinar con la realidad del siglo XXI. En esta nueva realidad poética convive, al mismo tiempo, el desarrollo de la sensibilidad estética y la aventura del lenguaje porque se escribe desde la niebla hacia la niebla. Pero, realidad, a la vez que irrealidad donde esta escritura deforme no puede ser el mundo, la relación del sujeto poético con el discurso aparece también desconcertante en cuanto ya no se considera a la subjetividad como una esencia, sino como una construcción sujeta a una verdadera tecnología del yo. Estremecimientos: cabeza, cabeza…


Creo que sin el ruidoso aroma de este tipo de poesía, vivir sería sencillamente vegetar hasta desaparecer. Ya lo mencionaba George Steiner: «Un gran poema, una novela clásica nos acometen; asaltan y ocupan la fortaleza de nuestra conciencia. Ejercen un extraño, contundente señorío sobre nuestra imaginación y nuestros sueños más secretos. Los hombres que queman los libros saben lo que hacen.» Libros quebrados, Carrión va quemando los libros para instaurar una obra. No los poemarios, sino las obras, parece sugerirnos. La poesía de Fundación de la niebla es la otra voz: antigua y actual, sagrada y maldita. La poesía es la palabra que funda una poética, un lenguaje, un vacío. La ternura del vacío, anotaría el propio Carrión. La antigua creencia de que los poetas eran videntes y adivinos, chamanes y brujos; hoy se afirma desde un pensamiento lingüístico literario, en palabras de Jacques Lacan: la verdad tiene estructura de ficción. Carrión, como otros poetas que trabajan en la búsqueda de un lugar propio, cercena las palabras y establece continuidad entre las partes de su universo. Así un día tanta vida pueda escribirse. Ruedan cabezas. Muertes incompletas, y el poeta puede hacer sombra donde le dé la gana.


Esto es lo que queda escrito sobre papel mojado:


Escribo como si el mundo empezara por este punto; la noche acomoda su caja de huesos viejos sobre la espalda de una iguana que repta un tronco. Una noche, unos huesos, una iguana, un tronco. Entra todo en El Horno de los salvajes. Aguanto el aire. Vamos ganando entonces desprecio por este mundo. Lo estamos construyendo con la lengua de los molinos viejos. Con un palo en la otra mano de la vida. Hace tanto de esto. Continúo mirando. Tratando de hacer más nítido –en mi cabeza- el tajo congelado de las cosas. El sabor del mundo. De esta manera he escrito toda mi vida: con una mano sobando mi calavera. Pensando que todo esto sí ha ocurrido. (p.37)


Escribir para no ensanchar más la mirada entre el objeto y nosotros Escribir la cotidianidad que muestra nuestro hígado sobre las plataformas marinas Fanal violeta Baja el viento atrapado desde los postes en la teoría de que todo vuelve a ser polvo Rencilla necesaria La luz de una mariposa quiere saber por qué ella no tiene alarma La mariposa no contesta Ella ordena obsesionada sus colillas por el patio helado Así un día tanta vida puede escribirse Yo escribo sobre lo que veo Tiro a la inteligencia sobre tierra quemada Funcionando Agitando al hambriento sobre la simpleza de los alimentos Así es como recobro el mundo (p.38)



Juliaca, setiembre de 2010

 

Aunque parezca mentira





Por: Walter Paz Quispe Santos

Darwin Bedoya, nos regala este breve libro del microrelato y microcuento, género que empieza a tener buenos seguidores y cultores. Se trata de un excelente ejercicio que augura un buen narrador y extraordinario soñador, como lo señala la muestra que presentamos de su libro.



Confesión
"Poco importa que yo haya nacido:
tú te vuelves visible en el lugar donde yo desaparezco"
N.P. Gonzales.


PERDONA QUE TE HAYA INCLUIDO ENTRE MIS MEJORES SUEÑOS. Desde ahora dejarás de ser como las demás personas. Y es que a partir de hoy no sabré si eres real o solamente imagen que se difumina cuando amanece.

Pág. 28.
 

La "Oscura ceremonia", de Darwin Bedoya

Oscura ceremonia
darwin bedoya
Colección de poesía "jaula de papel"
LagOculto editores
plaquette 32 pp.
Juliaca - Perú


Darwin Bedoya y Javier Núñez


Por Javier Núñez

Escribir poesía es una actividad misteriosa, inexplicable como la muerte o la vida. Pareciera que los poetas obedecen a fuerzas sobrenaturales cuando escriben poesía… En el proceso de la creación, el poeta explora la otra cara de la vida y la expresa artísticamente a través del discurso poético… Por otro lado, el poeta no recrea realidades existentes, más bien construye nuevas realidades… Después de estas palabras previas nos aproximaremos a Oscura ceremonia, de Darwin Bedoya.

Darwin Bedoya (Moquegua, 1974) es consecuente con la escritura, es un poeta en ejercicio como pocos lo son… Ha logrado desarrollar un estilo propio, tanto en el tratamiento temático como en el manejo del lenguaje. Sus poemas y cuentos son dignos de figurar en antologías rigurosas… En resumidas cuentas, Bedoya es una de las voces literarias más prominentes de la Generación de Fin de Siglo [y de la literatura puneña], junto a Filonilo Catalina.

Oscura ceremonia (LagOculto Editores, 2010) es una plaqueta de veintiún poemas impresos en papel de matiz sombrío. Los ejemplares editados están numerados (50 ejemplares). A nivel de la “estructura superficial”, diremos que es poesía en prosa. Las frases son cadenciosas, musicales… El ritmo fluye como la corriente de agua serena (no hay palabra que sobre o falte)… Bedoya usa artísticamente la lengua, de modo que logra la belleza exigida en la construcción textual… A nivel de la “estructura profunda”, el título del poemario apunta a la noche, la soledad, el silencio, la tristeza, la muerte. En efecto, son los rasgos sémicos que se reiteran con frecuencia en cada uno de los poemas. Dichos rasgos sémicos aparecen en relación íntima con la escritura, las palabras, es decir, con la “poesía”… Bedoya construye un sujeto textual que reflexiona sobre el oficio del creador, del inventor de realidades, del trovador anónimo… El hablante lírico se desplaza entre la vida y la muerte, y crea su propio contexto. Desde allí enuncia el discurso poético, cuyo tópico es la “poesía” como actividad misteriosa, junto a las palabras, el acto de la escritura, siempre en relación con la vida y la muerte. En algunos textos alcanza a reflexiones metafísicas. El hablante lírico, a menudo, tiene incertidumbre, no encuentra respuestas para sus preguntas. Su preocupación constante es la naturaleza de la poesía y el acto de escribir. Oscura ceremonia, no sólo es discurso poético, sino un culto a la poesía. En resumen, escribir poesía está asociado con la vida, la soledad y la muerte…, tal como apunta el sentido del poemario. Escribir poesía es un acto sagrado, un rito con las palabras, que trasciende a la muerte y la vida…, en tal sentido, la muerte es una forma de seguir escribiendo…
 

Lea el primer capítulo de "El Sueño del Celta”: la nueva novela de Mario Vargas Llosa


El premio Nobel de Literatura presentará su más reciente trabajo el próximo mes. La historia gira entornó a la vida diplomático irlandés Roger Casement. Aquí, un adelanto

Tras más de dos años trabajando en ella, Mario Vargas Llosa tiene ya lista su nueva novela, “El sueño del celta”, que saldrá a la venta el próximo 3 de noviembre.

La novela se basa en la historia del irlandés Roger Casement, amigo del escritor Joseph Conrad y quien fue cónsul británico en el Congo a principios del siglo XX.

Tuvo una vida “muy aventurera, realmente novelesca”, en la época del “boom” del caucho, explicó Vargas Llosa hace unos meses tras la entrega de los Premios NH de Relatos que llevan su nombre.

Casement denunció el “genocidio” en el Congo, cuando este estaba bajo el control del rey belga Leopoldo II y también lo hizo con los abusos a los indígenas en la Amazonía. Durante la Primera Guerra Mundial, sin embargo, fue condenado a muerte, acusado de facilitar armas al nacionalismo irlandés.

Si desea leer el primer capítulo de “El sueño del celta” puede hacer clic aquí.


Resumen del libro:


La aventura que narra esta novela empieza en el Congo en 1903 y termina en una cárcel de Londres, una mañana de 1916. Aquí se cuenta la peripecia vital de un hombre de leyenda: el irlandés Roger Casement. Héroe y villano, traidor y libertario, moral e inmoral, su figura múltiple se apaga y renace tras su muerte. Casement fue uno de los primeros europeos en denunciar los horrores del colonialismo con argumentos. De sus viajes al Congo Belga y a la Amazonía peruana quedaron dos informes memorables que conmocionaron a la sociedad de su tiempo, pues tras ellos se revelaba una verdad dolorosa: no era la barbarie africana ni amazónica la que volvía bárbaros a los civilizados europeos; eran ellos, en nombre del comercio, la civilización y el cristianismo, quienes cometían los actos más bárbaros. Estos dos viajes y lo que allí vio, cambiarían a Casement para siempre, haciéndole emprender otra travesía, en este caso intelectual, tanto o más devastadora. La que lo llevó a enfrentarse a una Inglaterra que admiraba y a militar activamente en la causa del nacionalismo irlandés. Enplena I Guerra Mundial, viajó a Berlín para conspirar contra el Reino Unido y participó en el Alzamiento de Pascua de 1916, hecho que lo llevaría finalmente prisión. También en la intimidad, Roger Casement fue un personaje múltiple: La publicación de unos diarios, de veracidad dudosa, en los últimos días de su vida, airearon unas escabrosas aventuras homosexuales que le valieron el desprecio de sus compatriotas. En este territorio que se multiplica por cinco (África, la Amazonia, Irlanda, la cárcel, el sexo), El sueño del celta describe una aventura existencial, en la oscuridad humana aparece en su estado más puro y, por tanto, más enfangado. Una novela mayor de Mario Vargas Llosa.

Literatura, Premio Nobel, Premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa
 

PROGRAMACIÓN DEL FESTIVAL LATINOAMERICANO DE POESÍA “UN PAR DE VUELTAS POR LA REALIDAD”



Martes 12 de octubre

5:00 p.m. Inauguración: "Un par de vueltas por el continente"
• Palabras líricas del Comité

5:15 p.m.
Primera lectura:
• Miguel Ildefonso (Lima)
• Diana de Hollanda (Río de Janeiro)
• Marina Ruiz (Ciudad de México)
• Augusto Rubio (Ancash)
• Gladys Gonzáles (Santiago de Chile)

6:15 p.m.
Vídeo Poesía “Jerónimo final”
• Nicole Cuglievan y Pedro Favarón

7:00 p.m.
Segunda Lectura:
• Jorge Pimentel (Lima)
• Enrique Verástegui (Cañete)
• Tulio Mora (Junín)
• Fernando Obregón (Lima)
• Eloy Jáuregui (Lima)

Lugar: Casa de la Literatura Peruana
Jr. Ancash 207 (Antigua Estación Desamparados)
Centro Histórico de Lima


9:30 p.m. Vídeo: Europa “While we were watching TV” Janine Soenens
Tercera lectura:
• Feli Dávalos (Ciudad de México)
• Carlos Carnero (Lima)
• Víctor Ruiz (Lima)
• Bruno Pólack (Lima)
• Danitza Fuentelzar (Iquique)
• Kreit Vargas (Arequipa)
• Juan de la Fuente (Lima)
Vídeo Poesía: “Cuerpo Tallado a verbos” Jair Uzziel y John Martínez

Lugar: El Círculo Bar
Av. Bolognesi 185. Barranco


Miércoles 13 de octubre

3:00 p.m. Primera lectura:
• Carmen Ollé (Lima)
• Julius Mirlo (Madrid)
• Erick Sarmiento (Cañete)
• Luis Alberto Bravo (Guayas)
• Augusto Rubio (Ancash)
• Dira Martínez (Cumaná)
• Paola Paula (Lima)
Performance: Christians Luna (Lima) y Félix Méndez (Lima)
Poesía Graffiti: Ale Wendorff (Lima)

Lugar: Alameda Chabuca Granda
Centro Histórico de Lima


6:00 p.m. Segunda Lectura:
• Víctor Coral (Lima)
• José Pancorvo (Lima)
• Tatiana Berger (Lima)
• Paul Guillén (Lima)
• Marx Espinoza (Junín)

7:00 p.m.
Tercera lectura:
• Carlos López Degregori (Lima)
• Virna Texeira (Sao Paulo)
• Andrea Cabel (Lima)
• Arianna Castañeda (San Martín)
• Luis Fernando Chueca (Lima)

Lugar: Brisas del Titicaca
Wakulski 168 (cdra. 1 de Av. Brasil)
Centro Histórico de Lima


9:00 p.m. Cuarta lectura:
• José Córdova (La Libertad)
• Pablo Salazar (Lima)
• Cecilia Podestá (Ayacucho)
• Vladimir Herrera (Puno)
• Oliver Glave (Lima)
• Diana de Hollanda (Río de Janeiro)
Presentación Audiovisual: Carlos Estela (Callao) y Rocío Fuentes (Lima)
Vídeo Poesía: “Cuerpo poético” Zachary Payne (Utah)

Lugar: Albazos - Bar/Centro cultural
Calle Berlín 172. Miraflores


Jueves 14 de octubre

3:00 p.m. Conversa: Nueva Poesía Latinoamericana y mercado editorial
• Paul Guillén (Ica)
• José Córdova (La Libertad)
• Virna Texeira (Sao Paulo)
• Marina Ruíz (Curenavaca)
• Víctor Ruíz (Lima)

4:00 p.m.
Primera lectura:
• Rubén Quiroz (Lima)
• Rodolfo Ybarra (Lima)
• Diego Ramírez (Santiago de Chile)
• Marx Espinoza (Junín)
• Virna Texeira (Sao Paulo)
• Vedrino Lozano (San Martín)
Performance: Marina Ruiz y Ernesto Martínez (Ciudad de México)

Lugar: Universidad Federico Villarreal
Av. Nicolás de Piérola 351
Centro Histórico de Lima


6:30 p.m. Segunda lectura
• Pablo Maire (Santiago de Chile)
• Josefina Jiménez (Lima)
• Dira Martínez (Cumaná)
• Arturo Córdova (Lima)
• Ana María Falconí (Lima)
• John Martínez (Lima)

7:30 p.m.
Tercera lectura
• Julio Paredes Vásquez (San Martín)
• Rafael García-Godos (Lima)
• Luis Alberto Bravo (Guayas)
• Feli Dávalos (Ciudad de México)
• Kreit Vargas (Arequipa)
Video-instalación-performance poética Jorge Luis Chamorro (Lima)

Lugar: Casa de la Literatura Peruana
Jr. Ancash 207 (Antigua Estación Desamparados)
Centro Histórico de Lima


9:30 p.m. Cuarta lectura
• Vladimir Herrera (Puno)
• Willy Gómez Migliaro (Lima)
• Victoria Guerrero (Lima)
• Rodrigo Quijano (Lima)
• Rafael Espinosa (Lima)
• Domingo de Ramos (Lima)
• Frido Martin (Lima)
Performance: Florentino Díaz y Laureliana Santa Cruz (Lima)
Intervención musical: Enrique Ortiz (Lima)

Lugar: De Grot - Bar Cultural
Av. Nicolás de Piérola 995 (Plaza San Martín). Centro Histórico de Lima


Viernes 15 de octubre

3:00 p.m. Primera lectura:
• Raquel Jodorowsky (Iquique)
• Rosina Valcárcel (Lima)
• Denisse Vega (La Libertad)
• Luis Alberto Bravo (Ecuador)
Performance - Intervención: Cecilia Podestá (Ayacucho)

6:00 p.m.
Segunda lectura:
• Rodolfo Hinostroza (Lima)
• Vladimir Herrera (Puno)
• Arturo Corcuera (Lima)
• Gladys Gonzáles (Santiago de Chile)

Lugar: Pasaje Santa Rosa
Centro Histórico de Lima (Plaza Mayor)


8:30 p.m. Intervención Audiovisual: “El trabajo a gritos” Marina Hodecker y Diana de Hollanda (Río de Janeiro)
Tercera lectura:
• Armando Arteaga (Lima)
• José Antonio Villarán (Lima)
• Enrique Sánchez Hernani (Lima)
• Danitza Fuentelzar (Iquique)
Poesía Visual: José Aburto (Lima)
Performance: Amapola Prada y Carlos del Águila
Poesía sonora: Proyecto “Pop es Cía” Omar Córdova (VJ Murciélago) y Giancarlo Huapaya (Lima)

Lugar: Café-Bar Zela
Nicolás de Piérola 961 (Plaza San Martín)
Centro Histórico de Lima


Sábado 16 de octubre

12:00 p.m. Primera lectura:
• Danitza Fuentelzar (Iquique)
• Erick Sarmiento (Cañete)
• Marina Ruiz (Cuernavaca)
• Gladys Gonzales (Santiago de Chile)
• Diego Lazarte (Lima)
• Wilver Moreno (Lima)
• Denisse Vega (La Libertad)
Performance sonora: Daniel Otoya (Lima)

3:00 p.m.
Segunda lectura:
• José Córdova (La Libertad)
• Luis Alberto Bravo (Guayas)
• Feli Dávalos (Ciudad de México)
• César Castillo (La Libertad)
• Salomón Valderrama (La Libertad)
• Raúl Heraud (Lima)

4:00 p.m.
Muestra de trabajos y conversatorio: “Poesía y nuevos soportes”
• Karen Bernedo (Lima)
• Luis Alvarado (Lima)
• Christians Luna (Lima)
• José Antonio Villarán (Lima)
• Carlos Estela (Callao)
• Janine Soenens (Lima)
• Modera: Giancarlo Huapaya (Lima)

Lugar: Universidad Nacional Mayor de
San Marcos. Auditorio de la Facultad de Letras
Av. Universitaria con Av. Germán Amézaga s/n
Cercado de Lima


8:00 p.m. Tercera lectura:
• Virna Texeira (Sao Paulo)
• John Martínez (Lima)
• Diego Ramírez (Santiago de Chile)
• Enrique León (Lima)
• Tilsa Otta (Lima)
• Vanessa Martínez (La Libertad)
• Alessandra Tenorio (Lima)
• Karina Valcárcel (Lima)
• Rafael García-Godos (Lima)
Performance: Atelier de la Carne (Lima)

Lugar: Casa Galería El Tábano
Av. Bolognesi 720. Barranco
 

Mario Vargas Llosa, de "La ciudad y los perros" a "El sueño del celta"


El galardonado escritor Mario Vargas Llosa, ganador del Premio Nobel a la Literatura 2010, ya tiene casi lista su nueva novela "El sueño de celta", que saldrá al mercado el próximo 3 de noviembre.

Sin embargo, el diario El País de España difundió como adelanto el primer capítulo del nuevo trabajo del afamado escritor peruano.

La nueva entrega se basa en la historia de un ciudadano irlandés llamado Roger Casement, gran amigo Joseph Conrad, un novelista polaco.

Casement fue un diplomático que militó activamente en la causa del nacionalismo irlandés. Es famoso por su actividad contra los abusos del sistema colonial en el Congo y en el Perú.

Lamentablemente, durante la Primera Guerra Mundial, fue condenado a muerte acusado de facilitar armas al nacionalismo irlandés.

Lea aquí el primer capítulo de El sueño del celta.

El escritor peruano Mario Vargas Llosa, considerado uno de los innovadores de la novela realista y a quien la Academia Sueca le ha concedido el Premio Nobel de Literatura, ha reunido en los últimos sesenta años una prolífica obra literaria que comenzó en 1952 con la pieza de teatro "La huida del hinca".

El género más reconocido del escritor es la novela, que empezó a cultivar en 1963 con "La ciudad y los perros" y en el que también se inscribe su última obra, "El sueño del celta", que se publicará el próximo mes de noviembre.

Así, las novelas publicadas por Vargas Llosa son:

- "La ciudad y los perros" (1963).

- "La casa verde" (1966).

- "Conversación en la catedral" (1969).

- "Pantaleón y las visitadoras" (1973).

- "La tía Julia y el escribidor" (1978).

- "La guerra del fin del mundo" (1981).

- "Historia de Malta" (1984).

- "El hablador" (1987).

- "El elogio de la madrastra" (1990).

- "Lituma en los Andes" (1993).

- "Los cuadernos de don Rigoberto" (1997).

- "Cuando hablaba dormido" (1999).

- "La Fiesta del Chivo" (2000).

- "El paraíso en la otra esquina" (2003).

- "Travesuras de la niña mala" (2006).

- "El sueño del celta" (2010).

Entre sus obras de ensayo el escritor peruano cuenta con la siguiente producción:

- "Gabriel García Márquez: Historia de un deicidio" (1971).

- "Historia secreta de una novela" (1972).

- "La novela y el problema de la expresión literaria en Perú" (1974).

- "La orgía perpetua. Flaubert y Madame Bovary" (1975).

- "José María Arguedas, entre sapos y halcones" (1978).

- "El pez en el agua" (1993).

- Una selección de artículos aparecidos en el diario "El País" y otros periódicos europeos y latinoamericanos entre 1990-1994 "Desafíos a la libertad" (1994).

- "La tentación de lo imposible" (2004).

- "Rumbo a la libertad" (2005).

- "El viaje a la ficción. El mundo de Juan Carlos Onetti" (2008).

- "Sables y utopías" (2009).

Entre su obra teatral cuenta con:

- "La huida del inca" (1952).

- "La señorita de Tacna" (1981).

- "Kathi y el hipopótamo" (1983).

- "La chunga" (1987).

- "El loco de los balcones" (1992).

- "Ojos bonitos, cuadros feos" (1996).

Sus cuentos, el género en el que menos se ha prodigado, son:

- "El desafío" (1957).

- "Los jefes" (1959).

- "Los cachorros" (1967).