De todo lo que el hombre ha escrito, yo sólo amo aquello que él ha escrito con su propia sangre. Escribe con sangre y aprenderás que la sangre es espíritu.

Freidrich Nietzche

Vientos de Amor

Vicente Benavente

Edit. Garcilaso. Cusco 1962
Ediciones: Cielo y Tierra
Juliaca Perú.


JULIACA

JULIACA, mi madre tierra,
obra gigante y extraña
de fríos vientos y lluvia
emoción altipampina.

Fuerte granizo de estrellas
canta tu noche en el cielo
para el sueño misterioso
de tus ONCE MILLONES

JULIACA, mi madre tierra,
suma de esfuerzos y fortuna,
la bandera del progreso
en alto haces flamear.

¡Salud! Inquietante suelo
de risueñas calceteras,
cuna de machuaychas y chiñipilcos,
música de cogotudos y panzaccalas.




JULIACA FLOR DEL ALTIPAMPA



Juliaca flor del altipampa
ciudad que alzas de distancia fecunda,
con la insignia bordada siembras el trabajo
obrando empeño que aspira tu ideal.

En el rincón ventisquero de las calles
hay una brasa espiritual que enciende tu amor
y rasga el eco de profunda armonía
del pueblo viejo que aún delata tu historia.

Un recuerdo del regazo de mi tierra
es la palma de la voz que despierta del alma
sumergida en la cuarteada choza de Atun Rumi.

Juliaca mi corazón, flor de la pampa
ahora que siempre una rueda
sacude la cadera pueblerina
hasta la sombra descolorida del viento
algo derrama de sus alforjas de polvo.

Tú inclinado en las horas que fugan
entrega la ansiedad para deleitar
la arista fascinante que se tuerce
en la red arisca del espinal.

Cómo salta el viento de frágil remolino
cómo tiembla el frío en la sangre que circula.
Qué extraña es tu aventura en los caminos
corren los vientos silbando presurosos.
Muerden las chilliguas relámpagos de granizo
y las palomas viajeras.
A su paso sorprenden ufanas calceteras.

Juliaca mi emoción, flor de la pampa
senda alegre de afanes colmada
junto a la forma de tu lar esquivo
ensaya el alba su deleite sueño.

Pestañas de oro apuntan el día,
se esparce la luz que labra tu canto
resbala desde cumbre lejana.

Por tus pampas transitadas de huayco
las burbujas de un romance tejido,
de la verde botella beben el licor de celo
y al ver que son muchas tus esquinas
pellizcan enloquecidas tu forma
con el sol pandillero de la plácida pantalla.

Juliaca flor del altipampa
nace una voz del viento, una voz escondida
lo inspira tu seno, onda encendida
en el himno Rijchary de la Rinconada.

Es como te vive quien nace ccalincha,
maduras como la flor de Salvia
ruborosa como la turbia creida.

Aunque la cuerda recobre después
las huellas de un curso logrado,
siempre quedan sin Dalias de alarde
el color de nabo que adorna Pucachupa.




IMAGEN DEL ALBA

EN la simple determinación de verte
alegre como en la voz de una guitarra,
risueña como en el corazón de una palabra,
una sola caricia del viento te conmueve,
una ruta de estrellas te abraza con los ojos.

Se lleva contigo la mañana y el cielo,
amor a toda luz descubierta en la tierra:
Con esa alegría de las palomas de tu mano,
con esa sangre de las venas de tu risa.

Hoy parten las penas y la sombra,
hoy llegan los besos maduros en tu canto;
toma la dicha que nos señala el camino,
ama los pasos de esta marcha en la siembra.

Porque amar es vivir en la tierra,
tu corazón es la bandera del mundo.
Porque abrigar el diálogo del silencio es
horizonte,
tu alegría es la primavera del pueblo.

Escucha los latidos, imagen del alba.
Hoy, mañana, siempre mantendrá el rocío,
invariable el alfabeto de nuestros nombres
en el árbol donde crece la madera del amor.





TERNURA

TAN buena eres amada que insiste hablarte
en el fondo del agua la ternura
donde las imágenes inéditas
lleva el aire desplegado de tus sueños.

Habla tu sonrisa dormida en el cielo
cuando raya la aurora después del odio,
vive en la pampa delirante el rocío,
crece la lluvia en el calor de tus ojos.

Pálida con la brisa de completa alegría
el río camina por la orilla del viento,
tu voz recuerda con la devoción de la música,
la forma secreta de las abejas de tu cuerpo.

Son tus días luciérnaga eléctrica
camina en la retina de los latidos,
las noches volverán a conducirte
temblorosa con la soledad de la luna.

El mineral que pisas levantará los ojos
para amarnos en la vida llenos de alba
como el mar semejante a la sed
abriga los barcos en el pétalo de las flores




PÁGINA DEL AGUA


TÚ HAS VISTO entre nosotros extenderse
una gota de agua inmensa como la vida,
abrirse en el corazón de una campana
toda la armonía escondida en el aire.

Por callar tu nombre la noche se ha enmudecido,
por llevarte una promesa las lágrimas han caído,
por ti digo, las hondas comprenden su anhelo
en este arroyo de las cosas que te esperan.

El espejo del manantial que nos quiere
recoge la luz encendida de tus ojos,
la sombra de las húmedas mariposas,
el género de las alas de tu frente.

Como las aves mensajeras de la jornada
el agua anida en tu pecho sin dejarme olvidar
a veces increíble, recobrando la memoria,
una espiga pronuncia las sílabas que tejimos.


Si tú deslumbrada llenas la copa del agua,
admira en el crepúsculo tu lenguaje,
proclama la lluvia del cielo en la historia,
porque en la tierra, el paisaje es hermoso
con tu nombre.




EL SUEÑO DEL AGUA

EN la superficie del silencio infranqueable
entre la piedra y el agua que se bebe,
recuerda la voz una distancia líquida
para descubrir alas de canto en las aves.

Si hay cosas que el mundo guarda en el agua
la luz es la seguridad que explica su alma,
por eso todo lo que lleva, en él se ve liberada
con la íntima dirección de sus sentidos.

En tales interiores conjuga la vida,
tener la imaginación perfecta del agua,
gozar la dimensión que alcanza el infinito,
dejar escrita la mirada en la raíz más pequeña
donde la claridad moja igual la existencia.

Bella la transparencia hasta la orilla
encierra en el corazón la húmeda eternidad,
invisibles caminos, arenas de sombra,
círculos de aire, semillas de música,
adheridas en el sueño del agua, aún no reveladas.

Clara y serena la solemnidad del día,
profunda en los peces que se deslizan,
la mano azul de tus corolas me entretienen
sin darme la puerta para comprenderte,
a conocer el misterio de la sencillez de tu peso
¡agua de la tranquilidad amada en el árbol!

Agua de la geografía del hombre,
hasta la última plenitud del candelabro
arde espléndida en el cristal de tu seno,
así como deja la espuma rozándonos la piel
- el lenguaje de tus líquidas perfecciones-
que todavía no alcanzamos a señalar
con el índice de las verdades del río.




ESPINITA DEL CARIÑO


CRECIDA figura
en la flor del ensueño,
las rosas de tu mirada,
hablan que tus labios
son bordados de agua sana.

Tus manos llevan
una azucena de la alborada
que se quedo una mañana,
cuando mi ilusión
recién despertaba.

Cuánto dolor alivias
con tus pasos airosa.
Para mi la dicha enciendes
porque en tu voz agitada
miel de amores se desviste.

Fibra galana
de doce colores,
en mis venas te siento diluida,
será porque eres buena
ágil de beso en un día.

Las risas te arden
en la cara con olor
a fresca manzanilla

(¡Ay! No me punces
espinita de cariño)
te asomas como el canto
y otra vez en las hojas,
dejas que escriba el tacto
la espigada ternura.

Espinita de cariño
va rodando contigo
el cielo para verte

Tú por tu nombre,
gravando tanta música
¡qué bien pintas
romances de cariño
con la acuarela de tus labios!

Fibra galana
de doce colores.
Corazón de tierra entera.

Dormida en la luna
te juguetea el cuerpo
y en la grácil fuente
de tus años mozos.

Una canción florece
en tus mejillas
y en el mar de mi pecho
las trenzas de ternura.

(¡Ay! No me punces
espinita de cariño).
bien sabes
que el amor nos llama

Si quieres algo
toma de regalo
mi corazón enredado
en alhajas de pasión.

Penulis : Walter L. Bedregal Paz ~ Sebuah blog yang menyediakan berbagai macam informasi

Artikel Vientos de Amor ini dipublish oleh Walter L. Bedregal Paz pada hari martes, 8 de enero de 2008. Semoga artikel ini dapat bermanfaat.Terimakasih atas kunjungan Anda silahkan tinggalkan komentar.sudah ada 0 komentar: di postingan Vientos de Amor
 

0 comentarios: